¿Apique – que?

Según la Real Academia de la Lengua Española Apicultura viene del latín “apis” que significa abeja y cultura, y lo define como el conjunto de técnicas y conocimientos relativos a la cría de las abejas; así pues en resumidas cuentas son todas aquellas actividades que se realizan para producir miel y otros derivados de las abejas.

Por su parte el apicultor o la apicultora es la persona que practica la apicultura, profesión a la que se dedica Roberto González un joven originario de la comunidad Pull Nerpe en la Isla de Ometepe, Nicaragua, donde desde 2012 colabora en la producción de Miel “Imperial” Ometepe.

De tez morena y sonrisa sincera Roberto, aparenta ser un joven tímido, pero ya en confianza se suma a la plática y hasta ameniza el momento, al preguntarle sobre su trabajo de apicultor responde que lo más difícil de trabajar con abejas es que “a veces se ponen bravas y pueden atacar, pero con el tiempo uno se encariña con ellas y aprende a quererlas”.

El oficio de la apicultura se remonta casi que a la historia misma del ser humano y durante muchos siglos gozó de gran reconocimiento ya que la miel era el único edulcorante conocido, pero esto cambió con la introducción de la caña de azúcar a Europa tras la conquista de América, sin embargo la actividad apícola nunca se ha detenido.

A ciencia cierta no hay registro del inicio de la apicultura en América Latina, sin embargo existen vestigios de está práctica como el códice mendocino donde hay una larga lista de las cantidades de miel que tenían que entregar los súbditos a Moctezuma en la antigua cultura mexicana.    

Con la llegada de los europeos a América se introdujo otro tipo de abejas provenientes de su continente, con anterioridad en nuestra zona existía un tipo de abeja llamada Meliponini o abeja sin aguijón, a partir de allí la dinámica de producción apícola se transformó entrando en juego con el comercio y los avances tecnológicos de cada época, pasamos de recoger la miel cortando panales directamente de los árboles a producir nuestros propios panales de madera. Gracias a esto, al trabajo de personas como Roberto y el cariño que le tiene a las abejas ahora podemos gozar de una rica Miel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s