De la colmena a su mesa

¿Cómo se obtiene la miel?

Trabajo en equipo, organización, disciplina, perseverancia y lealtad a una reina, no, no estamos hablando de una sociedad monárquica del pasado, sino de las características de las abejas productoras de miel.

El día a día de estas pequeñas obreras consiste en salir cada mañana en época seca (entiéndase el periodo sin lluvia de nuestra región: entre noviembre y mayo) a pecorear, es decir a extraer el néctar y el polen de las flores, el cual luego llevan a su colmena y es almacenado con el fin de alimentarse. Pero ¿Cómo se obtiene la miel? Para responder esta incógnita el Ingeniero Agrónomo y Apicultor, Anibal Méndez, nos relata:

«Funciona de esta manera, en los primeros meses del año, los apicultores comienzan a cosechar su colmena, es decir a extraer la miel, pero previo a esto, han creado condiciones para tener una buena producción, como preparar los apiarios (conjunto de colmenas artificiales creados para una apicultura rentable, estas son cajas generalmente de madera con dimensiones interiores estandarizadas +), luego mediante revisiones rutinarias que se hacen cada quince o veinte días, se verifica el crecimiento de la población de abejas, que depende la estación del año, por ejemplo, si hay mucha floración pero poca abeja para recolectar la reina incrementa la población poniendo más huevos y así la producción es mayor metiendo más néctar y haciendo más miel, luego en una de la tantas revisiones al ver los paneles saturados de miel se considera apta para cosecha y se extrae la miel.

La extracción de la miel comienza a través de un proceso de desoperculado (el trabajo que se hace para destapar las celdas antes de meterlas en un extractor +) cortar porque cuando está madura las abejas la sellan con cera y para extraer la miel hay que quitar ese sello, una vez hecho se mete a la centrifuga, que es un extractor de miel, que al darle movimiento la miel empieza a salir hacia los lados, posteriormente esa miel se va al fondo de la centrifuga y se mete en bidones comenzando el proceso de decantación de la miel, que dura una semana, esto es para las impurezas que van en la miel suban y se remuevan fácilmente, después se hace el último filtrado y ya está lista para embazar».

Sin duda alguna el trabajo arduo no es solo de las abejas productoras de miel, sino de los apicultores que con entrega garantizan llevar miel de calidad de la colmena a su mesa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s